“Mitigación de conflictos” 

El Programa de Mitigación de Conflictos detiene la caza de gatos andinos desarrollando formas de reducir el conflicto entre las poblaciónes locales y los grandes carnívoros. Los zorros culpeos y los pumas predan sobre ganado y en represalia, los pastores locales cazan a todos los carnívoros, incluido el gato andino. Estamos trabajando estrechamente con pastores locales que implementan estrategias de mitigación no invasivas, como criar y entrenar perros guardianes, instalar luces disuasivas y mejorar los corrales existentes. Los perros guardianes obtenidos al cruzar razas protectoras tradicionales con perros locales que están adaptados al clima extremo, son por mucho la técnica de mitigación más efectiva. Estas técnicas por sí solas no serán suficientes para mejorar la percepción de los carnívoros más pequeños en las comunidades, por lo que también estamos utilizando el arte para aumentar la conciencia dentro de las comunidades sobre la relevancia  de la conservación del gato andino.

“CATcrafts” 

El programa CATcrafts proporciona fuentes de ingresos alternativas para las comunidades locales de la región altoandina, en lugar de las alternativas extractivas contaminantes. Al utilizar las técnicas tradicionales de artesanía, protegemos y celebramos la identidad cultural local de las comunidades que comparten su hábitat con el gato andino, mientras que empoderamos a las mujeres al permitirles generar ingresos alternativos para sus familias. Esta innovadora solución crea, por primera vez, un valor económico para el gato andino y su cultura tradicional, lo que transforma a los artesanos en embajadores de la conservación.

“Genética Global” 

El programa de genética global ayudará a completar los vacíos de información en el mapa de distribución global del gato andino, al tiempo que evaluará el impacto potencial de las enfermedades y los parásitos en las poblaciones de gatos andinos. Esto servirá guiar intervenciones de conservación más efectivas.

 

PROYECTOS NUEVOS

“Fortalecimiento de capacidades”

El Programa de educación modular es un enfoque innovador que unificará las múltiples estrategias educativas que se están implementando en diferentes programas. Su objetivo principal es ir más allá de la concientización sobre el gatos andino entre las comunidades locales. Queremos equipar a todos (personal de AGA, guardaparques, maestros y comunidades por igual) con las habilidades para ser educadores y comunicadores, para que ellos también puedan enseñar a otros sobre el gato andino y la importancia de conservarlo. El desarrollo de esta herramienta transformará a todos en el agente multiplicador perfecto, expandiendo el conocimiento a lo largo y a lo ancho.

“Oro Verde”

Para ciertas comunidades de los Andes, la principal actividad económica es la extracción de oro utilizando técnicas tradicionales. Estas técnicas suelen ser muy peligrosas, afectan directamente a la vida silvestre, contaminan el agua y el suelo, y también afectan a los mineros y sus comunidades. Afortunadamente, los certificados internacionales de “Oro Verde” y “Oro Minado Justo” brindan una gran oportunidad para revertir estos impactos, al aumentar el valor neto del oro extraído utilizando técnicas sostenibles. Estamos trabajando en coordinación con Wildlife Conservation Society – Bolivia y otras instituciones para desarrollar e implementar acciones específicas para la conservación del gato andino y su hábitat, que incluye tener la “biodiversidad” como otros criterios necesarios para obtener esos certificados.

“En el campo 24/7”

El uso de cámaras trampa para investigación y conservación ha adquirido gran relevancia en los últimos años, principalmente con animales esquivos como el gato andino. El trampeo fotográfico es una herramienta poderosa y no invasiva que nos permite registrar comportamientos y otra información vital sobre el gato andino, que luego podemos utilizar para generar conciencia sobre estos y las amenazas que los afectan. El proyecto de trampeo fotográfico de AGA tiene como objetivo registrar al gato andino en lugares donde no hay registros de la especie, lo que permite el desarrollo de estrategias adecuadas de monitoreo y conservación. Este proyecto será equivalente a tener varios grupos de investigadores en el campo las 24 horas del día, los 365 días del año.